T. 943 451 511 / M. 629 271 481 / kalapie@kalapie.org

Noticias

7
Ago

RECOMENDACIONES A LA CIUDADANÍA POR RIESGOS DE HUMO Y RUIDO EN EL LANZAMIENTO DE FUEGOS ARTIFICIALES.

I    

En víspera de Semana Grande, la Asociación Ciclistas Urbanos de Kalapie damos a la ciudadanía unas recomendaciones en relación a los riesgos por humos tóxicos y ruido en el lanzamiento de fuegos artificiales.

Un año más se va acercando la Semana Grande en la que muchos de nosotros nos acercaremos con mucho interés e ilusión a contemplar los fuegos artificiales desde el incomparable marco del entorno de Alderdi Eder.

No somos partidarios de perdernos semejante espectáculo pirotécnico, sino todo lo contrario, pero si al menos de poder verlo de forma segura y saludable, conociendo sus riesgos para así evitarlos o al menos minimizarlos.

Los fuegos artificiales aunque parezcan un tanto mágicos son pura química. No solo por las reacciones que hacen posible su explosión y sonoridad, sino también por la gran gama de colores que producen y los hacen tan espectaculares.

Esto se debe a los metales que lleva incorporada la pólvora, así por ejemplo el sodio es el responsable de los amarillos y los dorados, el bario de los verdes, el cobre de los azules, el estroncio del rojo, el potasio (comburente), el titanio de los destellos blancos y plateados, el calcio da más intensidad a los colores, el magnesio incrementa el brillo y la luminosidad, el antimonio marca los halos de los brillos…

ORIGEN Y LEYENDA DE LOS FUEGOS ARTIFICIALES.

  

  

Los gases y humos que los fuegos emiten a la atmósfera son un riesgo para el medio ambiente (aire, mar y tierra) y la salud de las personas expuestas y animales (mascotas…), y también por el ruido.

Miembros de Kalapie llevamos dos años (2017 y 2018) midiendo con equipos portátiles AirBeam1 y AirBeam2, entre otras cosas, el grado de polución por partículas PM2.5 (inferiores a 2.5 micras y muy dañinas para la salud), proveniente de los fuegos artificiales lanzados desde Alderdi Eder durante la Semana Grande, y en Navidad desde una plataforma ubicada en la desembocadura del río Urumea.

  

Las concentraciones de partículas PM2.5 en una amplia zona del centro de la ciudad, en ambos casos, superaron ampliamente los valores recomendados por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Las elevadas concentraciones de partículas PM2,5 encontradas pueden afectar la salud ciudadana, especialmente de la más sensible (franja infantil, mayores y personas con problemas respiratorios y cardiovasculares), expuesta a los humos principalmente en la zona más cercana del lanzamiento de los fuegos. 

Estas partículas PM2.5 son muy tóxicas y dañinas para la salud por contener generalmente cantidades importantes de metales que lleva la pólvora utilizada en pirotecnia, tales como bario, estroncio y potasio (comburente), y en menor medida, magnesio, aluminio, rubidio, arsénico, plomo, bismuto, cobre…

Al de humos habría que añadir otro riesgo no menor, como es el de la contaminación acústica, con niveles sonoros altísimos, superiores a los 110-120 decibelios  (mayores que los del paso de un avión) en las personas y mascotas situadas a menos de 100 metros del lugar del lanzamiento de los fuegos.

  

La OMS menciona estos eventos pirotécnicos como muy perjudiciales para la salud si no se toman las debidas precauciones, especialmente en edad infantil, pues sus oídos son más frágiles e inestables, y por tratarse además de la franja de población que en mayor número acude al espectáculo pirotécnico.

Por todo ello a Kalapie le parece conveniente y necesario ahora, en víspera de Semana Grande, informar a la ciudadanía sobre los referidos riesgos por humos y ruido, asociados al lanzamiento de fuegos artificiales, aportando unas recomendaciones muy útiles y fáciles de entender.

RECOMENDACIONES GENERALES PARA LA CIUDADANÍA.

  • Cuanto menos tiempo se exponga el personal al humo, menos efectos negativos habrá para su salud, por lo que lo mejor es evitar inhalarlo o, en la medida de lo posible, minimizarlo.
  • Para ello la ciudadanía debería colocarse en un lugar no afectado directamente por la llegada de los humos, prestando especial atención a la dirección del viento.

 

  • El simple olor a chamusquina, aunque no se vea el humo, significa que los niveles de PM2.5 existentes en ese lugar ya superan en 5-10 veces el límite recomendado por la OMS.

 

  • Y si se viera que el humo viene hacia la persona, se recomienda cambiarse rápidamente de ubicación pues las concentraciones de PM2.5 sobrepasan en más de 20 veces el valor establecido por la OMS.

 

  • Por el contrario, para tranquilidad de la ciudadanía indicar que en los emplazamientos de los alrededores de Alderdi Eder donde no llega el humo, los valores de PM2.5 son prácticamente inexistentes.

 

  • En cuanto a contaminación acústica, cuidar la distancia a la que se sitúa la población respecto del lugar de lanzamiento de los fuegos, ya que mientras más lejos se encuentre, habrá menor probabilidad de daño auditivo.

 

  • Mantener, especialmente a la población infantil, a una determinada distancia del foco sonoro (varios centenares de metros) ya que es la población más susceptible de sufrir efectos negativos

 

  •  El uso de tapones o un poco de algodón en sus oídos, puede ayudarles a atenuar el ruido en unos 20 decibelios (reducción importante, del orden de siete veces el nivel sonoro).

 

Deja un comentario

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies